Cómo limpiar puertas

Para limpiar puertas barnizadas se puede preparar una solución de agua caliente con jabón neutro. Después se limpia con un paño absorbente suave.

Las puertas lacadas se pueden limpiar con un paño húmedo y algo de jabón neutro, sin necesidad de productos abrasivos ni detergentes, que son incluso contraproducentes. Si hay algo manchado que no sale se puede diluir algo de alcohol en agua para la limpieza.

Las puertas de madera se pueden limpiar con agua caliente con amoníaco, aunque también se puede hacer con algún jabón suave.

Las puertas de cristal se pueden limpiar con aceite de bebé, o con un líquido especial.

Para limpiar la puerta se recomienda empezar limpiando la parte superior del marco eliminando el polvo. Después se limpian los bordes con un trapo. La superficie se puede limpiar con jabón y un paño suave. Si hay accesorios de latón se debe utilizar un buen limpiador para ello. La perilla se limpia con un producto desinfectante.

Si no tienes tiempo o quieres ponerte en manos de profesionales puedes solicitar un servicio de limpieza en Toledo o en donde te encuentres. Pero, la verdad, es que limpiar puertas es tan sencillo que sólo se necesita dedicar un poco de tiempo para ello.

Escrito por | 23 de mayo de 2012 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta